Comunicación en la familiaComponentes de la comunicación

Ayer hablamos con nuestro hijo sobre el tema de tomar drogas por la noche, en las discotecas. Antes ya nos habíamos puesto de acuerdo en lo que le íbamos a decir, y cuando llegó el momento yo perdí el control, intentaba cuidar las frases que le decía, pero mi marido me dijo que el tono en el que se lo decía no era normal, se me notaba enfadada, y no hacía más que moverme de aquí para allá, etc. Eso me lo dijo mi marido después porque yo no me estaba dando cuenta. La cosa no fue bien. Nuestro hijo se cerró, se enfadó y se fue a su habitación.

Comunicaros con vuestro hijo o hija sobre temas de drogas no suele ser fácil, hay que estar tranquilos y es un tema que os suele preocupar mucho. Tened en cuenta que es importante no solo expresaros claramente hablando o en lengua de signos, sino también la expresión de la cara que tenéis, el momento en el que vais a hablar con él o ella, etc.

¿Qué es importante en la comunicación?

Comunicarse es algo que se hace entre varias personas, en este caso, entre vosotros y vuestro hijo o hija. Es un proceso de interacción, lo que hace o dice una persona influye en la otra, y así sucesivamente, e influyen muchas cosas: cómo os sentís en ese momento, lo bien que os comunicáis o no en lengua de signos, el nivel de comprensión de lectura labial de vuestro hijo o hija, vuestra expresión facial, etc.

 

 

Mirad algunos temas que son importantes:

¿Para qué os estáis comunicando con vuestro hijo o hija?

Recordad que vuestro objetivo es llegar a un acuerdo con vuestro hijo o hija, sobre algo que no os gusta. Y que lo mejor será llegar a una solución buena para todos y todas. En ocasiones el acuerdo no es posible y vuestro objetivo será, simplemente, que transmitáis de forma efectiva lo que queréis decirle, que os expreséis bien.

¿En qué situación os vais a comunicar?

No es lo mismo hablar sobre una película de cine que sobre consumo de drogas ¿verdad? Y tampoco es lo mismo hablar mientras os estáis tomando un refresco tranquilamente que hacerlo después de un mal día de trabajo ¿sí o no?

Es importante también ser conscientes de quiénes van a participar en la conversación:

Componentes o partes de la comunicación.

Ya sabéis que en la comunicación no influye solo hablar o signar, también influye la expresión de la cara, la entonación, la postura corporal, etc. Para que se entienda más fácilmente, se suele decir que en la comunicación hay tres partes: La parte “verbal”, la parte “no verbal” y la parte “paraverbal”.

  • Palabras/signos
  • Gramática
  • Contenido
  • Argot
  • Preguntas y respuestas
  • Etc.
  • Volumen y entonación
  • Velocidad al signar / al hablar
  • Fluidez y claridad
  • Aspecto físico
  • Contacto ocular
  • Postura
  • Expresión facial
  • Colocaros lejos o cerca
  • Ropa
  • Moverse mucho o poco

Componente verbal

Esta parte de la comunicación tiene que ver con lo que se dice a vuestro hijo o hija, hablando o en lengua de signos: qué preguntas le hacéis, qué le respondéis, qué palabras o signos usáis, etc.

Algunos consejos

NO

SI

  • Amenazar: “Si sigues así… prepárate.”
  • Usar “deberías”: “Deberías dejar a esos amigos.”
  • Generalizar demasiado sin concretar: “Tienes que portarte bien…”
  • Etiquetar: “Eres un irresponsable.”
  • Discutir, discutir, discutir…
  • No escuchar lo que os dice vuestro hijo o hija.
  • “Lo que te a ti te pasa es…” “Tu problema es…”
  • Preguntas-reproche: “¿Qué hiciste ayer hasta tan tarde?” (Con cara de enfado)
  • Preguntar qué le pasa.
  • Escuchar y demostrar que estáis escuchando a vuestro hijo o hija: asintiendo con la cabeza, decir “te entiendo”, etc.
  • Lenguaje concreto: “Hoy has llegado media hora tarde.”
  • Utilizar “yo” “me” “a mí”, etc.: “Yo creo” “A mí me parece que…” “Me siento…”
  • Escuchar y no interrumpir.
  • Ponerse en el lugar de vuestro hijo o hija.
  • Ser positivos, constructivos, proponer soluciones.
  • Aclarar las dudas y malentendidos.

Componente "No verbal" y "paraverbal"

Estas partes de la comunicación están relacionadas con ‘la forma’ en la que os expresáis: la entonación, la rapidez al hablar o al signar, etc. pero también la postura del cuerpo, la cara que ponéis cuando contestáis o cuando estáis escuchando, etc.

Es una parte importantísima de la comunicación porque expresa mucho sobre vosotros: cómo os sentís, si estáis nerviosos o tranquilos, si estáis de acuerdo con lo que estáis escuchando, si estáis molestos o enfadados, etc. ¡Y además es la más difícil de controlar!

Algunos consejos
  • Que lo “verbal” y no “no verbal” coincidan. Por ejemplo, si le decís: “No nos importa que vayas con esos chicos”, pero lo expresáis con cara de duda o de enfado, vuestro hijo o hija no os va a creer. Va a dar más importancia a vuestra cara y la comunicación va a ser más difícil.
  • Controlar los movimientos y la expresión facial porque da mucha información sobre vuestro estado de ánimo, la opinión que tenéis sobre algo que os ha dicho vuestro hijo o hija, etc.
  • Cuidar el tono de voz y la entonación en lengua de signos, también es muy importante.
  • Preparar antes lo que vais a decir y cómo lo vais a hacer.
Saber escuchar a vuestro hijo o hija es muy importante. Recordad que en el apartado La escucha activa encontraréis más información.
RECORDAD: Es bueno preparar lo que le vais a decir, incluso pensad algunos signos importantes que necesitaréis, así todo saldrá mejor. Y no os olvidéis de controlar las expresiones fáciles porque dicen mucho de lo que estáis pensando y de cómo os sentís. Podéis sentaros, así estaréis más tranquilos y no os moveréis tanto.

Mi hijo (o mi hija) dice...

  • Fundación CNSE
  • Ministerio
  • Proyecto hombre

INDICE

REDES SOCIALES

  • facebook
  • twitter

CONTACTO

C/Islas Aleutianas, nº 28. 28035 Madrid.
Teléfono: 91 376 85 60, Fax: 91 376 85 64,