¿Cómo actuar? Normas y límites en casa

Antes nos costaba que cumpliera las normas de casa, pero al final obedecía… Ahora no hay manera: todo le parece mal, siempre protesta, yo creo que nos manipula un poco. Además, muchas veces yo me canso y le dejo hacer lo que quiera aunque luego me arrepiento. Al final mi marido me echa la bronca porque dice que así no vamos a conseguir nada.

En la adolescencia las normas empiezan a ser más importantes ¿verdad? A muchos padres y madres os da la sensación de que tenéis que estar pendientes de más cosas y sentís que dais muchas órdenes: que recoja su habitación, que no esté muchas horas en internet, que vuelva a su hora a casa, que vaya bien vestido, etc. Normas y más normas…,

Tipos de normas  

Hay muchas normas y muchos tipos de normas ¿verdad? Hay algunas que son imprescindibles y que tienen que obedecer, pero hay otras que tampoco son tan importantes, o que si no se cumplen “tampoco es tan grave”.

Normas “fundamentales”

  • Temas muy básicos y muy importantes: hablar con respeto y no insultar, no pegar, no robar, no meter drogas en casa, etc.
  • Son normas obligatorias.
  • Deben ser pocas normas de este tipo, no muchas.
  • Si se desobedecen afecta mucho a la familia.

Normas “importantes”

  • Algunas de estas normas pueden ser: hora de llegar a casa, hora de comer, tareas domésticas, etc.
  • Se deben cumplir en su mayoría, pero se puede ser flexible.

Normas “secundarias”

  • Son normas relacionadas con la organización de casa (usar la televisión, no dejar ropa en el suelo, recoger la mesa, etc.), actividades de ocio con la familia, respetar los gustos de los demás (forma de vestir, decoración de la habitación, etc.)
  • Pueden ser muchas normas.
  • Se puede ser flexible y negociar entre toda la familia.

¿Por qué son importantes?

Todos, papás y mamás, sabéis que es importante que haya unas normas mínimas, aunque algunos no queréis poner tantos límites y preferís darle más libertad a vuestro hijo o hija. Recordad que unas normas adecuadas en la familia son un ‘factor de protección’ frente al consumo de drogas. ¿Por qué?

Y también, por todo esto, las normas mejoran la convivencia en la familia y hacen que vuestro hijo o hija sea más responsable, en general, y también para consumir drogas.

¿Cómo se aplican las normas?

Hay dos cosas importantes cuando se habla de las normas familiares: autoridad y afecto.

Como se aplican las normas

Las normas en la familia tienen que ser:

Mirad este ejemplo

Para Nuria (QUIÉN) la hora de llegar (QUÉ) es:

  • De lunes a jueves (y domingo) (CUÁNDO): a las 22:00 h como máximo (CÓMO).
  • Viernes y sábado (CUÁNDO): a las 24:00 h como máximo (CÓMO).
  • Si se cumple esta norma durante una semana podrá llegar una hora más tarde un día de la próxima semana. (CONSECUENCIA)
  • Si un día no se cumple esta norma (sin causa justificada): se perderá una hora de la siguiente semana. (CONSECUENCIA)

Estables y seguras. La norma sigue igual aunque cambien las circunstancias: la hora de llegada a casa es la misma aunque haya venido una amiga de fuera o haya una fiesta de cumpleaños. Y también es importante que el padre y la madre lo hagáis igual y os pongáis de acuerdo antes, sois un equipo.

Adecuadas a sus capacidades. Tienen que ser normas que vuestro hijo hija pueda cumplir. No todos los adolescentes son iguales, depende del grado de responsabilidad, de capacidad para el autocontrol, de su autonomía, etc.

Acordadas y razonadas. Es mejor que se decidan entre toda la familia y estéis todos de acuerdo. Así será más fácil cumplirlas y aceptarlas.

Con consecuencias. ¿Qué pasará si no se cumple la norma? ¿Y si se cumple? Tienen que estar claras las consecuencias. Es importante conocer el esfuerzo que hace vuestra hija o hijo para cumplirlas… y valorarlo de forma positiva.

Revisables. Las normas, sobre todo las “importantes” y las “secundarias”, se pueden reformar o cambiar después de un tiempo.

Pasos

Aquí veréis unos pasos sencillos para poner una norma en casa:

ObservarOBSERVAR. ¿Os preocupa algún comportamiento de vuestro hijo o hija? ¿Llega tarde a casa? ¿Se gasta el dinero muy pronto? ¿Empieza a perder el respeto a los demás? Si creéis que empieza a ser un riesgo para él o ella, o para la familia, o creéis que es un tema importante: pensad claramente cuál es la norma que queréis poner. ¿Hay muchas normas ya en casa? Priorizad las más importantes.

PLANIFICAR. ¿Cómo vais a poner la norma? Hay muchas formas de hacerlo. Mirad estas dos ideas:

 

ACORDAR Y APLICAR. Cuando ya esté clara la norma hay que empezar a aplicarla. Aquí hay algunos consejos:

Normas familiares

Estos son algunos ejemplos de normas en la familia relacionadas con las drogas… ¿en vuestra familia esto estará permitido?:

  • Tomar drogas en general, en la calle o en algún bar.
  • Tomar o usar drogas en casa, o delante de alguien de la familia.
  • Tener en casa drogas de cualquier tipo, da igual de quien sean (“aunque sean de un amigo o de una amiga”).
  • Estar en casa con efectos de alguna droga.
  • Conducir con efectos de alguna droga o ir con alguien que conduce bajo el efecto de drogas.
  • Relacionarse con otros amigos o amigas que toman drogas.
  • Ir a fiestas o actividades parecidas en las que se suelen consumir drogas.
  • No divertirse de forma saludable.
  • Tener en casa dinero o cosas valiosas (joyas, tecnología, etc.) que no sabéis cómo los ha conseguido.
  • Que desaparezcan de casa, sin motivo, objetos valiosos o dinero.
La comunicación con vuestro hijo o hija es muy importante. En el apartado Comunicación en la familia podéis encontrar más información.
RECORDAD:Las normas y los límites son muy importantes para el desarrollo de vuestro hijo o hija. Hay normas y temas que son fundamentales para la familia, y habrá normas que no son negociables. Otras normas pueden ser más flexibles y es importante poneros de acuerdo con vuestro hijo o hija. Ya pueden ser más responsables y su opinión es muy importante también.

Mi hijo (o mi hija) dice...

  • Fundación CNSE
  • Ministerio
  • Proyecto hombre

INDICE

REDES SOCIALES

  • facebook
  • twitter

CONTACTO

C/Islas Aleutianas, nº 28. 28035 Madrid.
Teléfono: 91 376 85 60, Fax: 91 376 85 64,